miércoles, febrero 14, 2007

Chantaje al Estado de Derecho

Hagan huelga de hambre y les rebajarán la pena. Maten a 25 personas y sólo pasarán 18 años en la cárcel, y después, cuando vuelvan a delinquir, contarán con un trato especial y podrán ser portada del The Times.
Es increíble que un terrorista pueda poner en jaque al Estado de Derecho cuando ya está encarcelado. Es increíble que se le rebaje la pena. Es impresionante comprobar que las vías jurídicas en este país sirven de poco. Que una persona en huelga de hambre sea capaz de conseguir lo que se propone. Que se pueda chantajear al sistema judicial.
Todo esto me deja con la boca abierta. Y no se esfuercen, señores de Gara. La fotografía manipulada de ese asesino raquítico y atado no me da pena. Sólo asco. Es lo que me despiertan los asesinos, por mucho que hayan pagado con la sociedad. Ninguna pena. Como si quiere matarse de hambre. O si le toca pudrirse en la cárcel. Tiene que pagar. Y sin su novia compartiendo cuarto. ¡Faltaría más!
-------------------------------------------------------------------------------
Actualización domingo 4 de marzo.- Hace tres días que Ignacio de Juana Chaos salió del 12 de octubre de Madrid con la pena atenuada. Nada más llegar al País Vasco volvió a comer, es lo que tiene la tierra, que abre el apetito.
Decisiones como la de Rubalcaba, basadas en cuestiones humanitarias, deberían tomarse para aquellos que han sido humanitarios en algún momento. Que han pedido perdón. Que se han arrepentido.
Quizá nuestro sistema judicial no sea perfecto, y condena a 18 años por 25 muertes, y a 3 años por amenazas... Quizá quién mata no debería salir nunca de la cárcel. Pero la realidad es que, por poco que nos guste, tendremos a un asesino en la calle pronto, que ha impuesto su criterio al Gobierno a base de no comer, de estropear su salud, y de chantajearnos a todos. Puede ser legal, pero a mí no me parece justo.

Etiquetas:

1 Comentarios:

Anonymous Ber dijo...

Yo voy a hacer huelga de hambre por : un trabajo digno, una vivienda digna , y por supuesto, por un salario digno. Besos! (y ya puestos, por sexo digno!)

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home