miércoles, noviembre 22, 2006

eufemismos

Creo que esta vez me he demorado demasiado en publicar un nuevo post. Lo siento. Entono el mea culpa, pero no quiero quitarme de enmedio. Hay veces que lo urgente quita tiempo a lo importante. En este último mes ha habido cosas urgentes, pero más importantes, de ésas de las que no hay marcha atrás.

Una de ellas es la muerte. Una compañera extraña, de por vida, que en mi ciudad tiene un sinónimo hipócrita. Perdón, ahora se les dice eufemismos. En Málaga, a la muerte se le llama Parcemasa. "Estoy en Parcemasa" es la frase que revuelve las tripas de los malagueños más de aquí. Y mira que se molestaron en poner al cementerio nombre de arcángel (San Gabriel), como a los otros dos. Pero es que no gusta llamar a las cosas por su nombre.

Hay un recurso estilístico, la metonimia, que consiste en nombrar el todo por la parte o la parte por el todo. Eso hacemos los malagueños nombrando al principal cementerio de la ciudad por la empresa que lo gestiona, una parte llama a un todo...

Pero es por miedo. En el fondo a todos nos gusta entrar y salir de allí por nuestro propio pie. Es lo que tiene la vida, al final se le coge cariño, aunque no dejemos de despreciarla.

Te quiero abuela

Etiquetas:

1 Comentarios:

Anonymous Ber dijo...

Un beso, guapa, encantado de leerte de nuevo.

2:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home