viernes, junio 02, 2006

Por un ciclismo sin aditivos

Voy a seguir hablando de ciclismo porque todavía no salgo de mi asombro y, aunque el proceso esté abierto y a la espera, quedan muchos debates en el aire. No se sabe qué va a pasar con el Tour, ni con los patrocinadores de algunos equipos... y lo que más preocupa es el futuro de este deporte.

Saiz anda ahora desesperado a la búsqueda de un patrocinador que complete a Würth, que no sé cómo se ha quedado en el equipo. Ahora suena una petrolera kazaja... Lo que Manolo Saiz no encuentre... De todas formas, no les veo mucho futuro. De la misma forma, no entiendo cómo la Comunidad Valenciana no ha retirado aún su patrocinio. El ex-director adjunto (hasta hoy) de Vicente Belda también estaba implicado y fue detenido. Una institución que representa a tanta gente prefiere mantener su inversión publicitaria y que se le vea (si llegan) al Tour antes de la limpieza deportiva, de la honestidad. Comprendo que una empresa haga poco caso a sus principios éticos o morales, pero esta gente... Tampoco seré yo quién pida que se retiren, pero no hacer nada es una forma de pronunciarse: callas, luego otorgas.

Y digo yo. Si un ciclista da positivo en un control, no le dejan competir, ¿no? ¿Por qué dejan a Saiz seguir con su trabajo? Debería estar retirado hasta que se aclare la Operación Puerto. Pese a la admiración que le tuve, creo firmemente que estaría mejor alejado de las carreteras por un tiempo.

Pero no sólo él. Si los nombres de los ciclistas implicados salen pronto, en un mes, puede que veamos pocos españoles en el Tour. O ninguno. ¿Qué pasaría entonces? ¿Se seguiría la carrera en nuestro país? ¿Y si salen los nombres pero no dan positivo? Leblanc estará seguramente en un aprieto.

Dejémonos de estupideces. El que se dopa, si se sabe, que no corra. Y el que lo dirige, tampoco. EL ciclista no se dopa por decisión propia. De alguna forma empieza. Se pregunta en otros blogs si estaríamos dispuestos los aficionados a aguantar el ciclismo de hace 50 años, con largas etapas y montaña con menos espectáculo. Creo que las etapas más cortas o las subidas menos duras son un sacrificio viable. El verdadero espectáculo estaría en verlos competir a todos por igual, sin aditivos. ¿Será eso posible algún día?

*Por cierto, respecto al caso Armstrong, al que ataca el Tour... Todos sabemos que consumía EPO por prescripción médica. Si van a denunciarle, que no le hubieran dejado correr.

Etiquetas:

2 Comentarios:

Anonymous Xavier G. Luque dijo...

Discrepo de eso que "el ciclista no se dopa por decisión propia". Creo que hay de todo y que una gran mayoría (hablo entre profesionales) sí es decisión propia. Incluso pagada de su bolsillo...
Un saludo y ánimo con el blog!

11:34 a. m.  
Blogger esther dijo...

Sí, pero en muchos casos son las presiones del equipo las que llevan al dopaje. El que lo haga por decisión propia, poco tiene de deportista. Al fin y al cabo, en los equipos hay muchos más intereses que el de competir y que gane el mejor...

2:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home